lunes, 27 de enero de 2014


EL AFILADOR 

Cuántas veces se pregunta usted por qué, por qué y por qué. ¿Por qué no llega su éxito?; ¿Por qué no se cumplen sus planes de vacaciones?; ¿Por qué no acaba de comprarse una casa? ¿Por qué sigue hablando inglés como Emilio Botín?;¿Por qué, a pesar de que quiere ser como Beckham, sigue siendo como Homer? ¿Por qué por más regímenes que hace, sigue estando como un barrilete? ¿Por qué no encuentra la rana o el rano adecuado (LINK)?;

Es incomprensible: usted se esfuerza mucho. Trabaja más horas que nadie; Propone planes de viajes sin parar; Se lee todos los anuncios de idealista.es. Se apunta todos los años a alguna academia de idiomas. Y al gimnasio. Ha practicado Dukan, la sopa de apio, los sobres de proteínas que se vierten en un vaso con agua y le sale un donut, el sirope de arce, incluso las alcachofas de Rociito. Nadie duda de su belleza y simpatía. Y, sin embargo, así sigue: sin éxito, ni viaje a los mares de sur, ni ático, ni entiende las canciones de los Beatles, ni le dá el resuello para subir al segundo por la escalera, ni se despide de su figura de butifarra. Y de batracio, ni asomo.
Pues, aunque a primera vista parezca raro, la explicación es sólo una:  ¿Ha pasado por el afilador?...

En algun lugar, en algún momento. Un robusto joven andaba buscando trabajo cuando cerca de un bosque se topó con una partida de leñadores que trabajaban talando con hachas árboles. Se dirigió al capataz el cual, a pesar de la inexperiencia del joven en esas lides, apreció la fortaleza del buen mozo para desarrollar una buena labor. Y lo contrató. Al día siguiente comenzó su tarea, en la montaña y pasó el día cortando árboles sin descansar obteniendo al final del día un sobresaliente resultado. La jornada siguiente volvió a la tarea con entusiasmo y dedicación pero, al hacer balance al final del día, comprobó que, a pesar de que su empeño había sido similar al del día anterior, su producción resultaba ser la mitad.
Decidido a volver a tener el éxito de la primera vez, el joven se presentó la tercera jornada con ímpetu renovado y, con todas sus fuerzas pasó el día sin descansar golpeando con su hacha los troncos de los árboles. Y, sin embargo, su resultado fue CASI nulo.

Apercibiéndose el capataz del nefasto rendimiento obtenido por el nuevo operario, se dirigió a él preguntándole:

-¿Cuándo afilaste el hacha por última vez?

A lo que el joven inexperto respondió orgulloso:

-¿Afilar el hacha? No he tenido tiempo. He estado todo el tiempo demasiado ocupado cortando árboles.

Y usted ¿ha tenido entre esfuerzo y esfuerzo un momentito para pasar por el "afilador"?

¡FELIZ LUNES Y FELIZ SEMANA!

"La oxidación por falta de uso gasta mucho más las herramientas que el propio trabajo."
Benjamin Franklin
"Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo".
Abraham Maslow

15 comentarios:

  1. El porqué del por qué es el espejo otra vez, de tanto mirarse al cristal con azogue las personas terminamos creyéndonos infalibles; de todas maneras el hacha debía de ser muy malo. Cuñaooo

    ResponderEliminar
  2. Casilda, puedes facilitar el LINK de las ranas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hecho!
      http://casildacasi.blogspot.com.es/2013/12/donde-menos-se-espera.html

      Eliminar
  3. Ahí está el detalle. Mientras leía no sabía cómo iba a terminar, si era que el cansancio lo hacía rendir menos, si le faltaba filo al hacha -como en realidad ha acabado- o como aquel chiste del pintor, que rendía menos porque cada vez le quedaba más lejos el bote de pintura.
    ¡Feliz semana CASI!
    Por ciento, hace cuatro años escribí un librito que se titula "¿Por qué a mí? Este no es un libro de autoayuda" donde pretendí, en clave distendida, invitar a los lectores a desestimar la autocompasión y a buscar racionalmente la respuesta, si es que la hay, a esos por qué que nos angustian tanto. Está para descargar, por si te apetece.

    ResponderEliminar
  4. Buenísima reflexión la de esta semana, Casi. En este mundo frenético muchas veces aparcamos lo importante, por no parar ni un segundo a pensar, y damos paso a lo urgente. (*Olvida lo del éxito y afila el hacha!*)

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo!!!! Aprendamos a "afilar" y reflexionar un poco antes de actuar. Seguro q nos/me va mejor.
    Enhorabuena, Casil

    ResponderEliminar
  6. Para obtener buenos resultados piensa siempre antes de actuar .Feliz semana Casilda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de realizar un trabajo, hay que detenerse unos instantes y buscar la mejor manera de hacerlos. Ahorraremos energía, tiempo y quebraderos de cabeza. Sigamos a rajatabla el siguiente pareado "Antes de empezar siempre hay que afilar". Gracias Casilda por tus sabios consejos.
      MP

      Eliminar
  7. Se ve que, en algún momento, perdí la piedra para afilar el hacha....!! A ver si este año encuentro la piedra, el hacha, la rana.. Y lo que se tercie.. En ello estoy. Aunque hay días que lo único que harías seria darte con el hacha en la cabeza.. O a alguien, que es peor.. Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  8. Se ve que, en algún momento, perdí la piedra para afilar el hacha....!! A ver si este año encuentro la piedra, el hacha, la rana.. Y lo que se tercie.. En ello estoy. Aunque hay días que lo único que harías seria darte con el hacha en la cabeza.. O a alguien, que es peor.. Feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  9. Es que ya lo dice un amigo mío... "Más vale maña que maño" jiji
    Homer siempre será un referente.

    Larga vida y prosperidad.

    ResponderEliminar
  10. Esta historia me recuerda una anécdota que he vivido. En un partido amateur de balonmano, un jugador se quejó al árbitro que la pelota estaba demasiado blanda y con poco pegamento (que al parecer se usa en éste deporte). El árbitro le respondió con la tranquilidad del sabio: "no hay malas herramientas, sólo malos obreros).

    Recuerdos africanos

    ResponderEliminar
  11. Busca la FELICIDAD y encontrarás el ÉXITO.

    BVC

    Feliz finde casildos

    ResponderEliminar